El beato Gil ante el papa Gregorio IX